Erika Collins Thesis

La experiencia humana: el vínculo entre los diarios y las guías en relación con el Camino de Santiago de Compostela

BY
Erika S. Collins

A thesis submitted in partial fulfilment of the Requirements for the degree

Of

BACHELOR OF ARTS IN SPANISH AND LATIN AMERICAN STUDIES

WESTMINSTER COLLEGE Salt Lake City, Utah August 2015

ABSTRACT OF THE THESIS

La experiencia humana: el vínculo entre los diarios y las guías en relación con el Camino de Santiago de Compostela

BY

Erika S. Collins
Bachelor of Arts in Spanish and Latin American Studies Westminster College, 2015
Professor Deyanira, Academic Advisor

The objective of this thesis is to explore the relationship between journaling, guides, and the Camino de Santiago. The types of journals, reasons for journaling, journal excerpts and personal journal samples will be included; this is in an effort to share personal experiences about the Camino de Santiago, but also to inspire others to want to do the same. Along with that, an explanation of modern guides versus older guides will be mentioned in order to highlight the difference in motives for walking the Camino. The idea that the Camino de Santiago represents the human experience and life in general will also be explored. Throughout this study is the aspect of “Slow Journeys” and how it can impact and change an experience such as that of the Camino de Santiago. This concept of “Slow Journeys” might be difficult to tackle without a thorough explanation of the differences between a pilgrim and a tourist. Overall, this thesis will present a few personal opinions about the human experience on the Camino de Santiago and the journey that will continue for each pilgrim and tourist after they complete it.

Copyright

All rights reserved.

Erika S. Collins

© 2015

Erika S. Collins
Profesora Deyanira Ariza-Velasco 24 de Agosto, 2015
Tesis

LA EXPERIENCIA HUMANA: EL VÍNCULO ENTRE LOS DIARIOS Y LAS GUÍAS EN RELACIÓN CON EL CAMINO DE SANTIAGO DE COMPOSTELA

“In our most trivial walks, we are constantly, though unconsciously, steering like pilots by certain well-known beacons and headlands, and if we go beyond our usual course we still carry in our minds the bearing of some neighboring cape; and not till we are completely lost, or turned round- for a man needs only to be turned round once with his eyes shut in this world to be lost- do we appreciate the vastness and strangeness of nature. Every man has to learn the points of compass again as often as be awake, whether from sleep or any abstraction. Not till we are lost, in other words not till we have lost the world, do we begin to find ourselves, and realize where we are and the infinite extent of our relations” (Thoreau)

Quizás para el lector el Camino de Santiago solo es una peregrinación cuyos diferentes caminos conducen a la ciudad de Santiago de Compostela en Galicia, España, pero para mí, el Camino es algo mucho más profundo. El Camino de Santiago conecta tantos aspectos de nuestra vida, los une, hace que la experiencia humana sea más colorida, más interconectada. Para mí, significa una mezcla de religiones, comidas, regiones, culturas, tradiciones, edades, etnias, idiomas, personalidades, climas, paisajes, géneros, creencias, ideas, estatus económicos, estatus sociales, capacidades, etc. Es toda una comunidad construida por todos aquellos que participan de ella. No es de todos los días que la gente tiene la oportunidad de caminar a través de un país y experimentar todas estas cosas crecer de todas estas cosas. Yo tuve esa oportunidad, de eso, siento como mi vida es más colorida, más interconectada. Pero ¿cómo me cambió? ¿Qué pasó entre Saint Jean Pied de Port y Santiago de Compostela? Y quizás más importante, ¿cómo yo podría usar mi experiencia en el futuro, cómo se podría usar mi experiencia?

Decir que el Camino me cambió en solo unas maneras sería un eufemismo. El Camino de Santiago no solo me cambió, sino que también cambió mi percepción de mi vida, el mundo, y mis capacidades. Siento como puedo hacer cualquier cosa, solo tengo que planificar, preparar, dedicarme. Además siento como si tuviera todas estas habilidades antes de empezar el Camino, que nunca supe que tenía, o no sabía cómo usarlas, ahora yo sé. Como dije, mi percepción del mundo y mi vida cambió también. Antes, yo veía el mundo a través de lugares distintos; separados por diferencias de etnia, religión, estatus económicos. Pero mi tiempo en España me enseño que esa no es la verdad. El mundo y cada país es una mezcla de esas cosas. Cada día que yo caminé, conocí a gente de todas partes del mundo: Lituania, Grecia, Italia, los Estados Unidos, Alemania, Portugal, Brasil, Rusia, Holanda, y mucho más. Lo que aprendí sobre todas estas personas fue que tenemos alguna cosa muy importante en común que no quiero olvidar. Todos estamos en este camino juntos, en el Camino de Santiago, pero también el camino de la vida. Conocer a estas personas me hizo querer ser una mejor persona; alguien que se preocupa por el bienestar de los demás, alguien que puede estar en cualquier situación pero todavía se siente cómodo, alguien que quiere de verdad para unirse con su comunidad circundante. No es un turista, sino un peregrino.

Durante mi camino como una peregrina, retos me buscaron. Eso es normal, es la vida de un peregrino. Siempre se tiene que hacer frente a los retos. Para mí, los retos llegaron durante mi camino. En el día seis, mi amiga se fracturo el menisco y tuvo que regresar a los Estados Unidos. Mis otros retos fueron los dolores y fatiga en los pies y los emocionales. Pero todos estos retos me hicieron más fuerte, más confiada, más capaz de conquistar los desafíos en el camino de mi propia vida. Eso pasó entre Saint Jean Pied de Port y Santiago de Compostela. Yo empecé entonces a entender el verdadero significado del Camino de Santiago. Para mí, no era llegar realmente a la catedral. Para mí, es llegar a ser la persona que deseo y he deseado ser. Ser peregrino representa como quiero vivir mi vida. Un peregrino camina lentamente, un peregrino es pensativo, un peregrino quiere aprender sobre todo lo que rodea a sí mismo, un peregrino tiene un destino específico. Encontré en un sitio de web una cita que dice “the journey only exists because of the destination” (Barnes 2). Es decir que la meta de un peregrino es llegar, puede ser la llegada a la catedral (eso es el caso para mucha gente) o puede ser una llegada de otra forma. Para mí, es la llegada de un objetivo logrado. En el artículo “A manifesto for slow travel,” la autora, Nicky Gardner, explica lo que significa viajar lento y cómo esto puede afectar a un viaje (o camino) y también cómo puede afectar a una persona:

Slow travel is about making conscious choices, and not letting the anticipation of arrival undermine the pleasure of the journey…the journey becomes a moment to relax…allowing us to engage more intimately with the communities through which we travel…Slow travel reinvigorates our habits of perception, taunting us to look more deeply into what we thought we already knew. (Gardner 1-4)

Caminar despacio o lentamente es disfrutar cada momento, es permitir la posibilidad de explorar por sí mismo en una manera muy íntima, pero también integrarse a si mismo a la comunidad circundante. En el diario de un estudiante de Westminster College dice “many people think that the camino is a race and a lot of them try to do it as fast as they can…many do it for different reasons…some do the camino for spiritual reasons, some do it to find answers, to seek answers, and some people do it to find themselves” (Lindahl 14). Cuando se lee un diario de un peregrino esto es más claro. De hecho, leer los diarios de los peregrinos es una manera muy popular de ver y entender la conexión entre el peregrino, la comunidad, y los pensamientos o sentimientos de la peregrinación.

Algunas personas consideran que escribir en un diario solo es para los niños o para los que les gusta escribir. Eso no es verdad. La verdad es que mucha gente usa los diarios como una salida; una salida por o para muchas cosas que tienen muchas significados. En el artículo titulado “Journaling, An Innovative Approach For TR,” se recalca “journaling is primarily a body/mind/spirit (metaphysical) activity where the journal keeper makes sense of living” (Murray 1). Se puede describir los diarios como una compilación de palabras, dibujos, símbolos, hechos, o lo que sea afín de la naturaleza de los mismos (Murray 1). Las palabras representan las emociones, los pensamientos, los deseos, o los eventos de la vida diaria. Eso solo es una definición de la palabra ‘diario’, ya que pueden existir muchas definiciones.

Categorizando diarios

Un diario puede encajarse en categorías de terapias. En relación a tipos de la terapia, se puede decir que los diarios cumplen la función de registros de lo que pasa durante ‘el camino’ de la gente que necesita la terapia. Asi, por ejemplo, en el mismo artículo antes mencionado se lee que “journals and diaries have been used successfully as clinical tools by therapists to monitor identity, mark a continuum of development or recovery and integrate and strengthen what happens during therapy” (Murray 1). Además los diarios son usados para inspirar conocimiento a través de la auto-reflexión, explorar las opciones de decisiones en la vida, descubrir eventos específicos con la significancia de la vida, y también procesar los sentimientos que vienen de las enfermedades (Murray 2).

En otro artículo, el autor explora el tema de cómo los diarios pueden acceder un camino hacia las partes más íntimas de nuestra mente, esto podría ser llamado diarios de auto reflexión intima. Frederick Evers dice que “journaling is writing in a journal about your journey” (Evers 1). Como se puede ver, las definiciones varían. Pero todas las definiciones están de acuerdo en que los diarios pueden abrir puertas a la mente, solucionar los problemas, y descubrir los sentimientos más íntimos. Los diarios no siempre hacen estas cosas. Durante el Camino yo quería preguntar a mis amigos y otros peregrinos las razones de por qué y cómo ellos escriben en sus diarios. Lo que encontré es que mucha gente escribe en un diario para recordar su experiencia, además ellos querían tener acceso para leerlo más tarde y analizarlo. Otro amigo me dijo que él solo escribe como una salida de emociones y pensamientos. Él dijo que no guarda sus diarios, siempre los tira a la basura una vez que el diario está lleno. El mismo amigo también dijo que si no quiere escribir en su diario, escribiría por correo electrónico a su familia para liberar sus pensamientos y emociones. La frecuencia de uso variaría. Unas personas escribirían cada día, otras solo escribirían cuando sentían que era lo que necesitaban. Me di cuenta de que casi todas las personas que conocí escribieron religiosamente en su diario y siempre lo utilizan como una manera de mirar hacia atrás en su vida y ver qué ha cambiado. Lo utilizaron como comparación. Cuando yo estaba leyendo unas partes de mi propio diario encontré este pasaje:

I remember trying to journal in the past but always criticizing myself. I think I’ve stopped doing that. It’s much easier to write what I’m thinking without rules. These words are so precious and priceless later on. From the context, to the way I wrote, to where I was when I wrote it. I want these journals to look back on so I can reflect on time and remember the good days and good times I had. I feel like these are the best days of my life. I refuse to let these memories go, I will hold on to them forever. (Collins 70)

Otra categoría seria la forma que conlleva un diario. Aunque muchos diarios son similares, los diarios vienen en formas diferentes. Algunos diarios están en la forma de un ‘blog’ u otros en la forma de un diario personal o privado. Se puede escribir en un diario de maneras diferentes también. Forma libre es una manera de escribir en que alguien escribe lo que está pensando sin parar por 5 a 10 minutos (Borkin 15). Además, hay diarios que están estructurados; se tiene que poner detalles específicos. Al contrario, muchos diarios no tienen ninguna regla de forma o estructuras gramaticales. En mi propio diario no tengo reglas, solo requiero escribir la fecha y el lugar, la forma puede ser lo que sea dentro de su categoría.

Las guías peregrinas vs. diarios peregrinos
Cuando se escribe en un diario en su forma propia, se puede entender mejor

la experiencia de la vida. Como dijo Evers, “apparently unrelated ideas can be seen to affect each other” (Evers 1). Es decir que después de escribir los sentimientos o pensamientos, se puede ver las conexiones o relaciones. Las cosas parecen más relacionadas que antes y eso puede ayudar a pensar más claro. Una razón para eso es que “journaling promotes systematic thinking, not just linear” (Evers 1). Cuando se piensa en un problema o una situación, normalmente es lineal, pero cuando se escribe sobre ese problema o esa situación es más sistemática.

Toda esta información es interesante pero, ¿por qué es importante? ¿Cómo es un diario está relacionado al Camino de Santiago y las guías modernas y antiguas? A primera vista quizás no hay una relación, pero con más análisis, se puede ver que un diario de un peregrino es una reflexión personal de la vida diaria y la experiencia del Camino de conjunto. Los diarios representan una reacción a las guías y la experiencia en general del Camino. Es decir que los diarios de los peregrinos son las fuentes primarias; es lo que tenemos para representar las experiencias de la gente quien ha caminado el Camino de Santiago y siguió las guías.

En la comunidad peregrina hay una historia—esta historia está representada y mostrada mediante los diarios. Aunque se puede decir que hay una historia contada en las guías, no es una historia personal o actual. Es una idea de cómo debe ser el Camino. Las guías nos dicen cómo va a ser el Camino en general: dónde hay restaurantes o albergues, cuántos kilómetros hay por un día específico, si hay fuentes de agua, la altura de los cerros, las características del terreno, etc. Las guias representan lo que hay, lo que se vive, pero eso no es nuestra realidad como peregrino. La realidad del Camino está representada mediante los diarios—es otra realidad. Por ejemplo, en la muy conocida guía de John Brierley, hay muchos lugares donde él señala que va a ser un día difícil y que se debe tener más cuidado (“descend [!] carefully over the loose stones and through the scrubland”), pero la realidad de la situación diaria es que nunca sabemos cómo estará o será (Brierley 74). Un día viene a la mente cuando pienso en la realidad del Camino en relación con la guía. Este día no se suponía que era una colina muy grande, fue breve pero muy grande. Yo recuerdo con detalle que fue un día muy difícil hasta sentir que estaba sufriendo mucho. En un pasaje de mi diario escribí: “no estaba preparada para esta colina, siento como si estuviera muriendo. Hace demasiado calor hoy. Estoy directamente en el sol, sin sombra, sin una brisa. No recuerdo por qué estoy aquí, que podría estar mejor en la playa” (Collins 31). No me preparé para ninguna colina ese día, por eso la realidad de mi día era muy diferente de lo que el libro había insinuado. No me puse los zapatos adecuados, por eso una ampolla apareció. Había muchas veces cuando yo estaba equivocada o estuve extraviada por la guía, solo por un cambio de opinión o percepción.

Muchas guías intentan inspirar o motivar a los peregrinos durante sus caminos. En la guía de John Brierley, él tiene un lugar por cada etapa que se llama “The Mystical Path” (Brierley). Pero la realidad es que una guía no nos puede dar una sensación de espiritualidad, o al menos no nos puede dar una sensación tan fuerte como un diario. Cuando un peregrino lee el diario de otro peregrino hay un sentimiento mutuo, en comparación, cuando un peregrino lee una guía hay un sentimiento menos íntimo; un sentimiento que se sabe que Brierley ha caminado (y ha estudiado) el Camino pero no como peregrino, más como un turista. Esto tiene un gran impacto en cómo el lector interioriza la información de las guías. También los diarios tienen un gran impacto, pero el lector puede internalizar la información en una manera más pura y honesta. Para entender más cómo un diario puede hacer un impacto quiero compartir un pasaje de mi propio diario. En este día yo estaba sintiendo una mezcla de emociones, eso fue muy normal para mí, pero no a este grado:

I feel blessed to be here and I know that if I can get this done I would be so proud of myself. So many things are bringing me down today: the heat, the lack of banks (I’ve officially run out of cash), lack of food, dirty hostels, forgetting why I came here, and how could I forget plantar fasciitis and the fat blister I just got. If I had no pain, I would be okay. The other problem is that I haven’t felt super safe in these areas lately. It could be because I’m not walking with other people or because the number of pilgrims has significantly decreased since I arrived in the Meseta. I wish I felt safer, it would make this easier…later today I plan on asking Dad if I can make my flight earlier. (Collins 35)

Brierley nunca dijo o mencionó cuán emocionalmente arduo sería el Camino, solo un diario o una persona que ha caminado puede decirte eso. Porque de ese pequeño detalle, el hecho de que Brierley no puede transmitir todo lo que pueda sentir al caminar, los diarios son una herramienta útil para explorar estos sentimientos y retos potenciales. Antes de caminar el Camino o durante o aún después, se puede experimentar cómo es la experiencia humana en el Camino. Tal vez esto ayudaría a una persona ajena a entender uno de los verdaderos significados del Camino. Aunque ellos no captan totalmente esto hasta que realmente han caminado, podrían estar expuestos a lo mismo y se inspiren para caminar en el primer lugar.

Aunque las guías no pueden darnos una sensación realista de la vida diaria en el Camino de Santiago, pueden darnos la información que necesitamos para llegar a nuestra destinación, si ese sea la catedral o una meta personal. Contrario a las guías, los recuerdos personales como los diarios, pueden darnos la situación realista del Camino. Como dije, un diario es como una representación de la experiencia humana durante el camino y puede continuar durante el camino de la vida. Pero las guías no tienen el mismo significado. Las guías pierden mucho de su significado después del Camino, los diarios nunca pierden su significado, sino tienen más significado. Eso no es decir que los peregrinos no necesitan las guías, es decir que ambos tienen significados y usos muy diferentes, pero al mismo tiempo tienen una relación en conjunto.

Para llegar a Santiago, se necesita una guía, podría ser una persona o un libro como lo de Brierley. Podemos llegar a nuestro destino, porque estamos siendo guiados. Sin la información, no sabemos nada. Seguro que tenemos las flechas amarrillas pero un peregrino necesita más que una flecha para llegar. Si se piensa en los peregrinos antiguos que viajaron a Santiago de Compostela, ellos tuvieron que usar una guía. Algún ejemplo de una guía antigua es el libro The Pilgrimage Road to Santiago: The Complete Cultural Handbook. Los autores, David M. Gitlitz y Linda Kay Davidson organizaron el libro un poco diferente pero muy similar a la guía de John Brierley. Es mi parecer que la guía de Gitlitz y Davidson está enfocada en los temas de cultura y religión un poco más que Brierley. Hay muchas razones para eso. Si piensas en cómo el mundo era durante el tiempo de Gitlitz y Davidson en comparación al mundo ahora, tiene más sentido. Antes, los peregrinos no necesitaban saber dónde estarían los bancos o cafés, necesitaban saber dónde caminar porque no habían flechas como las hay hoy.

La meta del peregrino medieval fue la llegada a la catedral de Santiago de Compostela. Las guías para estos peregrinos incluyen una gran cantidad de información sobre el medio ambiente y los paisajes, además describe la gente y la situación de los lugares. Por ejemplo, en el Codex Calixtinus de la época medieval dice:

En el territorio todavía de los vascos, el camino de Santiago pasa por un monte muy alto, que se llama Port de Cize, o porque aquí se halla la puerta de España (15), o porque por dicho monte se transportan las mercancías de una tierra a otra; y su subida tiene ocho millas y su bajada igualmente otras ocho. Su altura es tanta que parece tocar el cielo. A quién lo sube le parece que puede tocar el cielo con la mano. (Codex Calixtinus)

El peregrino religioso medieval tenia una guía de la región u ambiente pero hoy día el peregrino pertenece a ese ambiente y paisaje, como una parte integral de la jornada lenta, “El peregrino medieval, el del Codex Calixtinus a pesar de la intención netamente religiosa se vinculaba a la naturaleza gracias a la descripción que la guía peregrina le otorgaba pero no podía conservar el vínculo y la brújula que el peregrino moderno tiene que vivir y experimentar con la noción de libertad y conexión al paisaje que solo el ‘slow journey’ ofrece a la experiencia peregrina” (Ariza-Velasco).

Aunque las guías son una parte muy pequeña del Camino de Santiago, representan algo muy grande e importante. Las guías son nuestras brújulas. Una vez que nos guiamos a nuestro destino o a la ruta correcta, somos capaces de abarcar totalmente y encarnar la idea del peregrino y de viaje lento. Así que si, nos impactará. Impactará los lugares que quedamos, lo que entendemos sobre las regiones, la información que tenemos, y muchas más cosas. La noción de slow journey conecta la naturaleza circundante con la experiencia peregrina pues el paisaje ha de formar parte de esa realidad comunitaria que vive el peregrino y queda impactado en su experiencia visual e íntima.

Como dije, cuando se lee las guías diferentes, como la de Brierley y la de Gitlitz y Davidson, es claro que el contenido ha cambiado mucho. En una página típica de Brierley, él nos da: unos mapas, citas de inspiración, el número de kilómetros, un pasaje de información general del día, información espiritual, una reflexión personal, y también información sobre las ciudades/los pueblos. En comparación, una página típica de Gitlitz nos da: una historia breve, poemas, palabras nuevas, información sobre la peregrinación muy antigua, mapas (menos descriptivos), monumentos, información religiosa, y direcciones para el peregrino. El tipo de información que cada libro incluye dice mucho sobre los tipos de peregrinos que caminaban en estos tiempos. En un lado tenemos los peregrinos modernos que caminan por motivos religiosos, por diversión, por cultura, como algo deportivo, etc. Otro lado tenemos los peregrinos antiguos que (usualmente) caminaban por motivos religiosos y por la cultura. Hubo un gran cambio en los motivos detrás del camino. Hay una frase que escuché con frecuencia mientras yo caminaba. Cuando una persona estaba ya sea criticando, o hablando acerca de la experiencia de otra persona, alguien diría “It’s their Camino” o “Que es su Camino.” Eso siempre resonó conmigo porque es la verdad y es la realidad del Camino y de la vida—de la experiencia humana.

CONCLUSIONES

La cita con la que en que empecé el presente escrito tiene mucho valor verdadero y significado, no solo para mí personalmente, sino al Camino y todo lo que se refiere al Camino y la vida en general. En la cita, dice, “In our most trivial walks, we are constantly, though unconsciously, steering like pilots” (Thoreau). Esto no solo representa caminar el Camino físicamente sino emocionalmente y espiritualmente también. Luego dice, “not till we are completely lost do we appreciate the vastness and strangeness of nature” (Thoreau). Aunque esto también podría ser en referencia a la naturaleza misma, para mí es más que referirse a los momentos en el Camino y en la vida cuando nos sentimos como almas perdidas; cuando nuestra brújula está rota; cuando no tenemos una dirección específica. En estos momentos, podemos ver las cosas desde una nueva perspectiva, cuando tenemos un cambio en la experiencia—“Not till we are lost, in other words not till we have lost the world, do we begin to find ourselves, and realize where we are and the infinite extent of our relations” (Thoreau). Las cosas pueden ser un reto en el Camino y en la vida, eso no es ninguna sorpresa. Lo que puede ser sorprendente es el resultado de las nuevas perspectivas en estos tiempos de dificultades incómodas cuando nos obligamos a esforzarnos y sobresalir; más que nada, aprendemos sobre nosotros mismos en la manera más íntima. Nos ofrecemos a nosotros mismos con una nueva visión, no solo de nosotros, sino del mundo y de la comunidad que nos rodea. No es sino hasta este punto que podemos comprender plenamente el alcance real de nuestras relaciones y cómo todo está interconectado y relacionado. Eso es la experiencia humana y la experiencia del Camino de Santiago en su forma más orgánica. Todo es una cuestión de perspectiva, actitud, aprender acerca de nosotros mismos y con los demás. Como lo Rebecca Solnit y que lo escribió en su libro A Field Guide to Getting Lost, “That thing the nature of which is totally unknown to you is usually what you need to find, and finding it is a matter of getting lost” (Solnit 6).

Works Cited

“Are You A Tourist Or A Pilgrim?” The Art of Living. N.p., n.d. Web. 25 Aug. 2015. <http://www.artofliving.org/wisdom/knowledge-sheets/are-you-tourist-or- pilgrim>.

Barnes, Marc. “The Difference Between a Pilgrim and a Tourist.” Patheos. N.p., 17 June 2013. Web. 25 Aug. 2015.

Borkin, Susan. “The Power of the Pen in Therapy: Some journaling exercises to enhance your work.” Psychotherapy Networker. N.p., Sept. 2014. Web.
10 Aug. 2015. <http://www.psychotherapynetworker.org/magazine/currentissue/item/2 553-in-consultation>.

Brierley, John. A Pilgrim’s Guide to the Camino De Santiago: St. Jean, Roncesvalles, Santiago. 11th ed. Scotland: Camino Guides, 2014. Print.

Candy, Julie. “Landscape and Perception: The Medieval Pilgrimage to Santiago de Compostela from an Archaeological Perspective.” Journeys of Discovery 4 (n.d.): 1-18. Print.

“Codex Calixtinus.” Asociación de Amigos del Camino de Santiago en Cádiz. N.p., n.d. Web. 20 Aug. 2015.

<http://www.caminosantiagoencadiz.org/index/CodexCalixtinus/LibroVCap

VII.html>.

Collins, Erika. Peregrinación: El Camino de Santiago (2015): 1-89. Print. 20 Aug. 2015.

Evers, Frederick T. “Journaling: A Path to Our Innermost Self.” Interbeing 2.2 (2008): 53. Web. 20 July 2015.

Gardner, Nicky. “A Manifesto for Slow Travel.” Hidden Europe 2009: 1-6. Print. Gitlitz, David M, and Linda K. Davidson. The Pilgrimage Road to Santiago: The

Complete Cultural Handbook. New York: St. Martin’s Griffin, 2000. Print. Hayman, Brenda, Lesley Wilkes, and Debra Jackson. “Journaling: identification of

challenges and reflection on strategies.” Nurse Researcher 19.3 (2012): 27-

31. Print.
Kerkeling, Hape. I’m Off Then: Losing and Finding Myself on the Camino de Santiago.

New York: Free Press, 2009. Print.
Lalanda, Fernando. Los Odepóricos: Recensión de los Relatos de Peregrinos del Siglo

XX. N.p., n.d. Print.
Lindahl, Zach. CAMINO DEL NORTE JOURNAL (2015): 1-35. Print. 20 Aug. 2015. Murray, Susan. “The benefits of journaling.” Parks & Recreation 32.5 (1997): 68.

Web. 20 July 2015.

Sancti Jacobi, Liber. “Guía del Peregrino Medieval.” Codex Calixtinus. N.p., n.d. Web. 9 May 2015.

<http://www.caminosantiagoencadiz.org/index/CodexCalixtinus/CodexCali

xtinus.html>.

Solnit, Rebecca. A Field Guide to Getting Lost. London: Penguin Books, 2005. Print. Souter, Gillian. Slow Journeys: The Pleasures of Travelling by Foot. Crows Nest: Allen& Unwin, 2009. Print.

Walking the Camino: Six Ways to Santiago. Dir. Lydia Smith. Perf. Wayne Emde, Annie O’Neil, Tatiana Jacquot, Jack Greenhalgh, Anne-Marie Misser, Tomas Moreno, Samantha Gilbert. 2013. Future Educational Films, 2013. Film.

The Way. Dir. Emilio Estevez. Perf. Martin Sheen, Emilio Estevez, Deborah Kara Unger. 2010. ARC Entertainment, 2010. Film.

Advertisements